martes, 21 de mayo de 2013

Esker ona adierazteko, lortutakoa ospatzeko...!




Change your Mind to change the World

Azken bi ebaluazioetan IKT-PT ikasgaian idatzitako testu desberdinak aurkezten dizuegu. 1. batxilergoko ikasle guztiek “Change Your Mind to Change the World” proiektuaren inguruan ekimen desberdinak izan ditugu. Guk idatzizko testuetan ikasitako guztiaren hausnarketak jarri nahi izan ditugu. ALBOANen metodologian oinarrituz (“Hartu datuak, hartu kalea eta erabakiak Aldatu”) gure munduko errealitate batzuen garapen sozialean gure herri, auzo edo eskolak duten inpaktua ikusteko eta horren inguruan hausnartzeko lan desberdinen isla izan nahi dute.

Esker ona adierazteko, lortutakoa ospatzeko, falta denaren berri emateko eta testu hau irakurtzen zaudeten guztioi beste ekintza batzuetarako animatzeko garaia da. Gure ametsa intzidentzia soziala eta, beharbada politikoa ere, duen mobilizazio akzio bat burutzea da. Horretarako, hurrengo ebento hau irakurtzera eta helbide hauetan sartu zaitezten gonbidatzen dizuegu:


TUENTI/ FACEBOOK:
En Gujerat, estado de la India, la educación es uno de los problemas más graves que podemos encontrar. Una gran parte de los niños y niñas no acude a la escuela y la mayoría de las mujeres son analfabetas. Debido a esta lamentable situación, queremos transformar la sociedad y concienciar a la ciudadanía.
Para ello, desde el colegio San Jose Jesuitak de Durango (Vizcaya) estamos llevando a cabo un proyecto llamado “Change your mind to Change the world” en el que queremos influir en la mente de quienes pueden cambiar dicha situación.
Si conseguimos entre todos/as mejorar la calidad educativa, se podrá fomentar el desarrollo laboral y a su vez, mejorar la situación socioeconómica.
Nosotros/as no podemos cambiar esto solos/as y es vital por vuestra parte que paséis este evento a todos los contactos posibles para poder denunciar y ponerles punto y final a las injusticias.
Gracias.

QUIERO CAMBIAR EL MUNDO
Ainhoa Vega/1 BATX. B

En el mundo en que vivimos existen grandes desigualdades que no pueden dejarnos indiferentes. A diario conocemos situaciones dramáticas de personas viviendo en extrema precariedad y atravesando grandes dificultades. Estas desigualdades se daban antiguamente muy lejos de nuestros hogares, en países remotos que ni siquiera acertábamos muchas veces a situar en el mapa. Pero en los últimos años, debido a la crisis económica global que estamos sufriendo, encontramos gente necesitada a nuestro alrededor, en nuestra propia ciudad, o en nuestro mismo barrio. Esta cercanía nos hace más conscientes de este dolor y de este sufrimiento, mientras que lo que sucede en otros países cuesta más que nos llegue al corazón.
En todo este contexto, es especialmente destacable la situación de las mujeres y las grandes desigualdades que se dan por razón de sexo.
En los países desarrollados, o primer mundo, las mujeres sufren discriminación por su condición. Está demostrado que sus salarios son sensiblemente inferiores a los de los hombres en puestos similares. Del mismo modo, sus posibilidades de acceso a puestos de responsabilidad son más limitadas que las de sus compañeros de género masculino.

Ellas están erróneamente predestinadas a criar a los hijos, cuidar de la familia y realizar las tareas del hogar, en las que los hombres empiezan a colaborar tímidamente; pero el reparto no es aun equitativo.
Esta discriminación, si bien no puede dejar de indignarnos, puede parecer un mal menor si lo comparamos con las condiciones de las mujeres en otros países.
En muchos países de continentes como Asia o África, las mujeres no tienen ningún derecho, y en algunos de ellos, la situación es tan radical, que ni siquiera son consideradas personas, sino propiedades. Las mujeres de estos países pasan de depender totalmente de su padre a depender de su marido, tras un matrimonio, muchas veces concertado o forzado. Estos matrimonios las condenan en ocasiones a compartir su vida con hombres mucho mayores que ellas, o que incluso las maltratan, sin que ellas puedan hacer nada, ya que dicho matrimonio ha sido acordado por las familias, a cambio de una dote.

Es difícil no sentir ganas de llorar al conocer los testimonios de estas mujeres que de vez en cuando nos acercan los medios de comunicación.
Recientemente también las noticias se hacen eco de casos espeluznantes de delitos contra las mujeres en países como la India, como violaciones en grupo y demás. Estos actos detestables, son en su gran mayoría fruto de una falta de sensibilización y educación en valores como la igualdad que se da en estos países.

El cambio de mentalidad necesario no puede darse de la noche a la mañana, es necesario mucho trabajo para lograr inculcar en estas sociedades unos mínimos necesarios para la igualdad y la convivencia.
Pensar que por el simple hecho de nacer en un lugar del planeta o en otro nuestra vida podría haber sido tan diferente no nos puede dejar indiferentes.

Por ello, es importante colaborar en la medida de lo posible con las diferentes ONGs u organizaciones diversas de voluntariado que se ocupan de estas personas, y aportar nuestro granito de arena para tratar de mejorar las condiciones de vida de estas mujeres condenadas a una vida de esclavitud y miseria.
Esta colaboración nuestra, aunque sea modesta, es incluso más necesaria en los tiempos en que vivimos, cuando la crisis y las restricciones de presupuesto del gobierno han hecho que se limiten enormemente las partidas destinadas a ayudar a estas organizaciones y otras de cooperación al desarrollo.

Si bien es cierto que nuestros países y regiones también están atravesando dificultades, no deberíamos dejar que esta situación nos haga olvidar a nuestros hermanos y hermanas de otros países.
¡El mundo puede cambiar, pero no puede hacerlo solo!

QUIERO CAMBIAR EL MUNDO
Oier Palomo/1 BATX. B

                Muchos viven sus vidas sin pensar en lo afortunados que son sin ningún tipo de remordimiento o sin sentir ni pizca de lástima por la gente más desfavorecida de este mundo. En parte es comprensible, ya que cada cual tiene sus propios problemas, y en esta agobiante y sórdida sociedad no tenemos ni siquiera tiempo para percatarnos de las injusticias y vergonzosas situaciones que se dan, pero lo que realmente me parece molesto es que esta gente tan afortunada se queja de cosas que otra gente daría lo que fuera por tener, y por mucho que intentan concienciarles no hacen más que tropezar una y otra vez en la indiferencia, y lo único que causan son más y más injusticias en la ignorancia y de una forma muy involuntaria a la vez que directa

                No sé si mis zapatos durarán todo el camino, pero mientras no se rompan seguiré intentando mejorar esta situación aunque sea de una forma individual y solitaria sin la necesidad de que un grupo de gente siga mi idea y mi causa, y si mis zapatos se rompen, haré todo lo que esté en mi mano para conseguir unos nuevos y con ellos seguir caminando por esta vida intentando mejorar las de otros.
                ¿Acaso las miradas vacías y tristes de los que pasan hambre no causan efecto de compasión en nosotros? ¿Es que estamos ciegos? ¿Tan complicado nos resultaría solidarizarnos al menos por una vez en nuestra vida? Yo sé la respuesta a todas y cada una de estas preguntas, pero ¿de qué serviría responderlas ahora si esas respuestas jamás os tocarían el corazón? Si nadie ha conseguido sensibilizar el duro corazón de nuestra sociedad hasta ahora, es imposible que yo lo consiga, por lo que no pienso perder el tiempo explicando a la gente que cada día mueren millones de personas por culpa de la suerte que les deparó su destino, sin que a nadie le importe su pérdida a pesar de que sean personas exactamente iguales a nosotros. Somos desertores de la realidad mientras que nuestros semejantes más desdichados son condenados a cadena perpetua sin derecho a juicio o ni siquiera a dar a conocer su historia y situación.

                Mientras que algunos hipócritas se disputan la supremacía de sus tierras y el equilibrio del mundo jugando con armas nucleares como niños en una guardería solo por parecer mejores, otra gente se disputa la vida en cada momento sin que a esos peces gordos les importe absolutamente nada, lo cual me parece vergonzoso y muy sucio por su parte…
                Me encantaría tener la solución de este problema, pero no la puedo tener. Vivo y viviré el resto de mi vida resignado porque sé que por mucho que consiga cambiar de este caducado mundo, se acabarían olvidando y se volverían a cometer  los mismos errores cometidos en el pasado. Tengo claro que si alguien consiguiera purificar el mundo se volvería a pudrir por sí solo, ya que lo peor que le ha ocurrido a nuestro planeta ha sido encontrarse con nosotros, por muy lamentable que me resulte decirlo. Como he dicho, me encantaría tener la solución, y quien sabe, puede que algún día la encontremos, pero hasta entonces solo queda ayudar a los desafortunados lo más que podamos sin importar lo que los demás piensen.

 Si he conseguido concienciar o sensibilizar al menos un poco a una sola persona me doy por más que satisfecho y no espero respuesta alguna ni acción de respuesta, pero en vuestras conciencias quedará grabado este mensaje si sois personas dignas de llamarse “humanas”.
          Para concluir esto, sea lo que sea lo que escribo, me gustaría recitar este verso del poeta y escritor Manolo Chinato con el que más de uno se sentirá identificado al igual que yo:

“Quisiera que mi voz fuera tan fuerte
Que a veces retumbaran las montañas
Y escucharais las mentes social-adormecidas
Las palabras de amor de mi garganta”


 QUIERO CAMBIAR EL MUNDO
Jerome Tetteh/1 BATX. A

Como todos sabemos, cada día que el mundo y toda la vida dentro de ella ha viajado en el tiempo de mal en peor. Porque, por el egoísmo, la pereza, el miedo, la enviada… En pocas palabras, por nosotros, lo hemos estado destruyendo. Podemos cambiar el mundo si usamos lo menos posible productos químicos como jabones, detergentes, shampo, gel, insecticida… Podemos cambiar el mundo también si no desperdician el agua y compran en lo que puedan productos de su nacionalidad para apoyar el empleo en su país y su economía. El mundo puede ser otra cosa si no contaminamos el medio ambiente tirando basura a la calle, los parques etc, si compramos en lo más mínimo que sea posible productos. Plásticos ….
Miro alrededor y veo un mundo que es muy diferente. Veo que todavía algunas personas no tienen su plena libertad (derechos humanos),veo que pocos tienen mucho y muchos tienen poco. Veo que no hay paz y existe muchos que caminan ofendidos, dispuestos a tomarse como algo personal el primer daño que reciban. Hay personas ambiciosas. Veo muchas víctimas, tanto pobres como ricas. La situación de las mujeres en algunos países también es increíble. Estas situaciones deben cambiar una vez que tenemos los derechos humanos. También para cambiar el mundo debemos empezar por revisarnos a nosotros mismo. Es decir, aprender a controlar nuestras emociones, siendo flexibles con nuestras exigencias hacia nosotros mismos. Es decir, ser más comprensivos y respetuosos de nuestra personalidad y permitirles desarrollarse lo más libremente posible. Podemos cambiar el mundo cuando logramos nuestros pensamientos y reacciones en el presente. Tenemos que aprender a disfrutar más de nuestros pequeños, a jugar más ,reír más, lanzarnos más a menudo al suelo y dejarle gatear o sentarse encima de nosotros, para así ayudarnos un poco a ver el mundo desde su perspectiva.

El mundo puede cambiar si la discriminación de las mujeres disminuye. Es decir, el rechazo a las mujeres en algunos países comienza incluso antes de nacer. La pobreza también asociada a las mujeres tiene diversas consecuencias. Se traduce en falta de medidas sanitarias, higiene, alimentos y la educación que impiden que cubran sus necesidades mínimas y alcancen la dignidad que merecen como seres humanos. Y debido a estas situaciones, algunas familias deciden vender a sus hijas o las casan a cambio de dinero. Creo que el mundo cambiará si ya no existe la discriminación de las mujeres en el mundo. Las peores condiciones se registran en el mundo donde las mujeres de algunos países son los principales productores agrícolas y trabajan en el campo durante toda la jornada, pero no poseen ningún control sobre la propiedad de la tierra y la agricultura.
Por último, una buena administración de los recursos para evitar el que la mayor parte del capital sea propiedad de unos pocos y sea algo más equitativo. Algunos ejemplos de radicar la pobreza en el mundo hoy en día es llevar todos los elementos sanitarios para eliminar epidemias y enfermedades. Es decir, construir algunos hospitales adecuados a las necesidades de los habitantes y comenzar a educar a las personas creando conciencia en temas de salud. También la pobreza acabara si educamos a las personas más pobres y capacitarlas para que pueden realizar un trabajo digno. Es decir, los países más ricos invertir su dinero en los pobres en lugar de gastarlo en guerras. A mi modo de ver, el mundo cambiara si existe buenas relaciones entre los países. Creo que el mundo cambiará si todos utilizamos la tecnología. Hay países o continentes en los que todavía no se usa la tecnología, por ejemplo Kenia, Sudan etc. En estos países falta la tecnología adecuada en la educación, en las empresas etc. Creo que esto ayudará a la participación activa por parte del estudiante, participación y colaboración en grupo y conexión con el mundo real. La importancia de la tecnología en las empresas reducirá las barreras para realizar negocios entre los países, incrementará nuevas herramientas dentro de las fábricas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada